Conóceme

Me llamo Natalia Cachafeiro y, soy sexóloga. Pero empecemos por el principio.

De pequeña dedicaba horas a pensar cómo se relacionaban las personas con sus parejas, aunque nunca me lo había planteado como algo a lo que dedicarme – en parte por desconocimiento.

Después de varios intentos de encontrar mi camino, acabé estudiando Anatomía Patológica, Psicología, Maquillaje profesional y escribiendo. Con todo eso, y gracias a causalidades (que no casualidades) y las vueltas que da la vida, acabé haciendo prácticas de la carrera en Astursex, y haciendo un curso con el Instituto de Sexología Asturiano, donde me enteré de como se llega a ser sexólogo y qué es lo que un sexólogo hace, entre otras cosas.

Parecía que los caminos que había cogido, de repente, tenían sentido con todo lo vivido y con todo lo que se me había pasado por la cabeza. Como si la sexología hubiese dado una base teórica a todas las ideas que tenía, los consejos que llevaba dando a mis amigas sobre sus novios todos estos años e incluso a los que había intentado aplicarme durante mis propias relaciones.

Ahora, soy sexóloga. Ni coitóloga, ni follóloga. Así que si has llegado hasta aquí buscando cosas del estilo “cómo poner condones”, “opiniones sobre el kamasutra” o “los mejores juguetes eróticos de esta temporada”, no es lo que vas a encontrar aquí.

Como verás si decides quedarte por aquí, verás que el sexo no es (solo) follar, y aprenderás un montón de cosas interesantes que tal vez no te habías imaginado (o tal vez sí).

Lo que quiero hacer con este blog es acercar la sexología, una ciencia invisibilizada y desconocida para muchos, a la gente de a pie. Hacer divulgación, porque dicen que el 90% de la información que aprendemos la afianzamos cuando la explicamos a los demás.

Yo soy solo una sexóloga intentando aclararme la cabeza y aclararsela a los demás también de paso.

¿Nos aclaramos las ideas juntos?

Espero que disfrutes, y si quieres saber más, haz click aquí.

Como sabes, esta web utiliza cookies.